HISTORIAS. MATE EN MI PUEBLO.

Actualizado: jun 5


Vivo en un pequeño pueblo de esos que les dio por llamar “Mágicos”. Pura mercadotecnia, porque antes les llamábamos pueblos bicicleteros. Como quiera que sea son atractivos turísticos, nos visitan y se asombran quienes anhelan unos días sin líos de tránsito y otras plagas y monsergas propias de las urbes. De modo que dejan sus autos y caminan… lentamente… bobean, disfrutan de horas más generosas…

Aquel hombre lleva un termo apergollado con el brazo izquierdo, y en la mano derecha un mate –me refiero a la calabacita, al recipiente– del que asoma la barrita deslumbrante –la bombilla–. Aspira suavemente la infusión de yerba que no se parece a nada. Camina en automático con pasos suaves. Me acerco: –¡Argentino? –“Uruguasho” –responde arrastrando el acento de forma inconfundible, y sorbe de nuevo por la “bombisha”, jeje.

El mate, hábito que arraiga hondo, gusto, aroma, energía, claridad… vínculo de amigos…

argentinos y uruguayos y mexicanos…

ESCRITO POR: XAVIER RÁBAGO

FOTOGRAFIA: XAVIER RÁBAGO

SÍGUELO EN FACEBOOK

https://www.facebook.com/xavier.rabago.3