• XAVIER RÁBAGO

HISTORIAS. MATE EN MI PUEBLO.


Vivo en un pequeño pueblo de esos que les dio por llamar “Mágicos”. Pura mercadotecnia, porque antes les llamábamos pueblos bicicleteros. Como quiera que sea son atractivos turísticos, nos visitan y se asombran quienes anhelan unos días sin líos de tránsito y otras plagas y monsergas propias de las urbes. De modo que dejan sus autos y caminan… lentamente… bobean, disfrutan de horas más generosas…

Aquel hombre lleva un termo apergollado con el brazo izquierdo, y en la mano derecha un mate –me refiero a la calabacita, al recipiente– del que asoma la barrita deslumbrante –la bombilla–. Aspira suavemente la infusión de yerba que no se parece a nada. Camina en automático con pasos suaves. Me acerco: –¡Argentino? –“Uruguasho” –responde arrastrando el acento de forma inconfundible, y sorbe de nuevo por la “bombisha”, jeje.

El mate, hábito que arraiga hondo, gusto, aroma, energía, claridad… vínculo de amigos…

argentinos y uruguayos y mexicanos…

ESCRITO POR: XAVIER RÁBAGO

FOTOGRAFIA: XAVIER RÁBAGO

SÍGUELO EN FACEBOOK

https://www.facebook.com/xavier.rabago.3